domingo, 10 de enero de 2010

El Club Postal

Yo solía decir que mis lugares ideales de trabajo serían una biblioteca o una oficina postal.
No he cambiado de opinión aunque aun no me ofrecen alguno de esos dos trabajos.

La idea de trabajar en una oficina de correos surgió cuando estaba en la universidad y visitaba una cercana a mi casa, para enviar las cartas que llegarían tarde o temprano a muchos de mis contactos cibernéticos de esa época. Enviaba y recibía cartas a y desde Chile, Colombia, España, Cuba, Estados Unidos y Noruega.
Las conservo todas.
Trabajar en ese lugar se me antojaba algo mágico y acogedor, viendo a la dependiente moverse entre felicitaciones y deseos, buenas noticias y recados tristes, pero todo al fin palabras que no debían dejarse sin ser dichas.
Casi como en una biblioteca.

En otra etapa más reciente disfruté muchísimo escribiendo a Mario Flores y recibiendo sus preciosas cartas, así como también a mi querida Mariana.
Sin embargo he dejado de hacerlo tan seguido como lo hacía antes. Y no ha sido por flojera. Bueno, también. Con el cierre de dos de las oficinas postales a las que solía ir, me daba mucha flojera ir a la más cercana, que ni estaba tan cercana después de todo. También se ha debido a lo ilógico que puede resultar escribirle a mi amiga que se encuentra en Minnessota cuando puedo enviarle un e-mail y adjuntarle fotos, música o una bonita presentación en ppt (cosa que tampoco hago).
Y es que no es lo mismo.
Quienes han recibido cartas conocen la sensación que acompaña escuchar el silbato del cartero, tener el sobre en las manos y abrirlo como desesperados. O como yo, esperar el momento más propicio, cuando todo está en silencio y con una taza de café al lado.

Hay cosas inestimables en una amistad nacida por la lectura mutua. Eso es algo que quiero recuperar.
Estamos viviendo situaciones que nos roban la seguridad, la tranquilidad y la vida como comunidad.
Escribir una carta --para los que nos gusta escribir--, entre muchas otras acciones, es una forma de recuperar un poco de ese nexo humano que hemos ido perdiendo.

Por eso este blog se une a la propuesta de Todavía y quien quiera participar puede dejar su correo electrónico en los comentarios, para que quien así lo desee pueda ponerse en contacto con alguien a quien le gustaría escribirle y ponerse de acuerdo.

Como mencionó Todavía, dar los datos personales suena arriesgado (hace quince años nunca consideré ese riesgo) y pues cada quien decide cuándo, cómo y a quién se los da (como todo en esta vida).

Todavía me regaló la foto del buzón por donde entrará mi carta en dos semanas más.
Yo te dejo, Araña, una imagen de donde pensé sentarme a escribir tu carta.

Pero, aunque me gusta mi escritorio, por ahora la estancia-oficina-taller está heladísima por lo que cambié de opinión y me sentaré a escribir aquí:

Con manzanas, granadas, café y el aroma de las especias a un lado.
Es un tanto más poético ¿no?

Let´s go postal!

13 comentarios:

Cassiopeia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cassiopeia dijo...

Hermosa propuesta. Acabo de aterrizar por la Arácnida "todavía"... y si me permiten, participo. Creo en las cartas, en los libros y las revistas... a pesar de que amo los árboles .
Siempre se puede publicar en papel reciclado.
Un abrazote
Si me localizan en facebook, respondo

SandyGallia dijo...

ah se ve super interesante, anotada estoy =D

Ministry of Silly Walks dijo...

Ya te vi Cassiopeia y ya te agregué, nomás falta que mea ceptes.

Sandy, anotada y con email por favor para localizarte.

Ministry of Silly Walks dijo...

Y ah, me olvidaba:
mi email es lagartijaconalas@yahoo.com

SandyGallia dijo...

me anoté en el otro blog, pero aquí también por si las dudas XD

mi mail es:
sandra.romo@gmail.com

Crónicas Urbanas dijo...

Ministry:
también me anoté en de todavía, pero por las dudas

urbancronics@gmail.com

Saludos cordiales.

Ministry of Silly Walks dijo...

Yei!

todavia dijo...

Me gusta tu escritorio, Pero el color de la pared de tu cocina es irresistible!!

Let's go!

(aqui el cartero no trae silbato, dammit!. Pero les ponen unos sombreritos blancos como de cazador bien monos =) )

Juano T&S dijo...

tsss aqui el cartero le grita a mi mama (la conoce) y rumba la moto hasta que sale alguien... hahaha como cambian las cosas no?? hahaha
y pss mi mundo es el feisbu jeje si me encuentras no?? avisas

Ministry of Silly Walks dijo...

Color Barcelona, Todavía.

Juano, mientras no sea el cartero que toca dos veces, todo está bien. Y qué dificilito te pones!!! Jajaja.. pero buscaré, buscaré...

Cassiopeia dijo...

Ok. Ya estamos conectadas por f/b... me comprometo a entrar más seguido!

Registro la dirección allá.

(No puedo caminar hasta el buzón, pero tengo quien me suba las cartas)

Besos!

La Negra dijo...

que megachidísima idea, ya me anoté y le haré promoción en mi bló....